Los boliches apuestan a los after work para mayores de 40

Por Graciela Moreno

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Matiné para adultos y gastronomía, altenativas para sobrellevar la crisis

Las discos porteñas idean estrategias para sumar público y compensar la baja en la facturación que, en algunos casos, cayó al 50 por ciento.


Hace menos de un año había más de una docena de boliches organizando matinés, pero la caída de la demanda hizo lo suyo: hoy apenas quedan dos que ofrecen ese servicio para jóvenes y adolescentes.

Para compensar esa caída de ingresos, decidieron ir en busca de otro público: están lanzando "after work" para mayores de cuarenta años, los miércoles y jueves desde las 20 horas hasta las 2 de la mañana.

Los que cobran entradas ofrecen comida gratis, en algunos casos, el ingreso es gratuito y en otros hay sorteos de cenas grupales.

El panorama se complicó en el último año. Con la merma del consumo, también se resintió la cantidad de gente que sale a bailar. Osvaldo de Riso hace 32 años que está en la noche porteña, es dueño de la disco Amerika y como miembro de la Cedeba -la cámara que agrupa a más de sesenta discos- da su visión sobre el sector: "En los últimos dos meses se notó un cambio y se frenó todo. De los cuatro fines de semana, dos y medios se siente la baja. En algunas discos hubo una caída del 50 por ciento en consumo y entradas, Flores es una de las zonas más afectadas con una baja del 60 por ciento. Palermo está muy complicado por la gran cantidad de bares que hacen fiestas. Es una crisis muy especial, yo pasé la del 2001, pero ahora la gente sale sin plata, se te instalan en la puerta y te suplican descuentos. La gente no consume, toma en su casa y después sale".

Por su parte, Jorge Becco, presidente de Cedeba señala que "pensamos en crear fiestas after work para tener la posibilidad de facturar un día más y darle la posibilidad a la gente de más de 40 años de tener donde ir. A algunos boliches se les complica, por todas las exigencias que hace el gobierno de la Ciudad, que por más que haya menos gente, te exige iguales medidas que en un fin de semana común. Desde el sector pedimos que sea más flexible, de acuerdo a la capacidad". Sobre el panorama actual opina que "la actividad ha bajado mucho, más que la cantidad de gente, bajó el consumo y la facturación porque no podemos trasladarle todos los aumentos al público y los costos cada vez son más altos".

En las barras de las discotecas, una cerveza tiene un valor de $120 y los tragos cotizan a $180. En muchos boliches hay promociones 2X1 hasta las tres de la mañana.


Sobrevivientes
En la Ciudad de Buenos Aires, sólo Abadía y Mandarine, ubicados en la zona de la costanera, sobreviven con matinee, el resto tuvo que cerrarlas porque no les daban los números. Paralelamente, varios clubes de barrio alquilan y organizan fiestas para los más chicos que, en muchos casos, sirven para reunir el dinero para los viajes de egresados. El club Fénix de Villa Devoto, es un claro ejemplo, pero esto se replica en muchos barrios porteños.

 

El regreso de la música de los ‘80, otra alternativa para incentivar la demanda 
Gustavo Palmer, un ícono de la noche porteña desde hace 42 años, dueño de Aráoz, Mod y en Pinamar, propietario de la disco Savia y el bar Q Station, cuenta que “estamos en un año de crisis, hay que invertir mucho en producción. En Aráoz ofrecemos gratis de 23 horas 1 de la mañana cazuela de arroz con vegetales, ñoquis con salsa mixta, nuggets, brochette de pollo, milanesas de muzzarella, empanadas y pizza y la gente paga la bebida. También hay shows, DJs invitados y hasta cotillón. Organizamos fiestas con casas de provincias, embajadas, universidades. Hay que pensar más”. El empresario se diversifica y está por abrir en Palermo Hollywood, Distrito Federal, una cervecería industrial donde ofrecerá cerveza tirada de toda la línea de Quilmes. Además, todos los terceros jueves de cada mes, lanzará en Araoz las fiestas “Flower Power”, un evento de Ibiza que importó y patentó. El valor de la entrada, que incluye en coctail premium, será de 200 pesos. Habrá música de los ‘80 y ‘90 y DJs invitados que hicieron furor en La France, Bulldog y Palladium, entre otros íconos. “Empezaremos los jueves y una vez que la impongamos, lo haremos los miércoles. Nos gustaría trasladar las fiestas a countries y también llevarla a discos del interior, en ciudades como Córdoba, Tucumán y Mendoza. La gente sale y no gasta, la facturación cayó como mínimo un 20%”, se lamenta. La disco Western, ubicada frente a la cancha de River, también apostará por los ‘after works’. Los hará todos los miércoles de 20 a 24 horas y es probable que ofrezca pizza gratis los viernes y sábados. En la tradicional disco La City, mientras evalúan abrir para mayores entre semana, ya ofrecen por una entrada de $150 para damas y de $200 para los hombres, canilla libre toda la noche, además de café y postres.