Alertan que la falta de trabajo es el comienzo de la peor flexibilización

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

La ex viceministra de Trabajo, Noemí Rial, comparó gestiones y recordó los '90

Luis Autalán 
 

La flexibilización laboral por consenso, según lo expresan los funcionarios del Gobierno, privilegia reducción de salarios y no garantiza la creación de empleo genuino, sostuvo la ex viceministra de Trabajo del kirchnerismo Noemí Rial. “Por esa vía sólo se incrementarán ganancias empresarias. Durante la gestión del ministro Domingo Cavallo los empleadores llegaron a pagar cero en contribuciones patronales y pese a ello creció el desempleo”.

La ex funcionaria, que coordinó negociaciones salariales de alto voltaje durante el gobierno anterior, remarcó un riesgo: “Si falta trabajo comienza la peor flexibilización para los trabajadores”.

Rial usó como referencia dichos del actual titular de la cartera laboral, Jorge Triaca: “Escuché decir al ministro que había que bajar privilegios para que los informales logren trabajo. Y los trabajadores no gozan de privilegios, tienen derechos”. La ex funcionaria avizora que suprimir jornadas de labor razonable, horas extras, aguinaldos y otras potestades consagrarán el retroceso a un siglo. “A los trabajadores argentinos nadie les regaló nada. Todo les costó sangre, sudor y lágrimas”, enfatizó respecto al mapa laboral actual donde sólo mejoraron sus registros de contratación la construcción, el empleo público y el sector de monotributistas.

Rial acotó que ningún avance es posible "sin mejorar las condiciones económicas"

La abogada laboralista, respetada en todo el espectro sindical, consideró que para bajar el trabajo informal hay sendas establecidas y ese “abc” incluye el blanqueo de personal como lo alienta la ley 27.940 (Promoción del trabajo registrado y prevención del fraude laboral) sancionada en 2014 y cuyo impulso anticipó en su momento este diario. “Es una herramienta olvidada por el actual Ejecutivo. Esa ley beneficia a pymes y minipymes, allí se facilita la regularización de personal, entre otros beneficios”. Rial acotó que ningún avance es posible “sin mejorar las condiciones económicas”, con acento crítico en la estructura neoliberal de Cambiemos.

Cercana y acechante, la reforma que implementó Brasil es señal de alerta como también la avanzada -en similar partituraque pondera Francia. Respecto al vecino país, el gobierno de Temer detonó ejes claves como la jornada de trabajo y la “continuidad de labor”, que implica trabajar varias horas en diferentes empresas, entre otros puntos. Con respecto a Francia, Rial recordó que incluso esa nación cuna de un “movimento obrero poderoso”, padeció y padece recetas de ese tipo. “Se copia lo peor de una mecánica en virtud de que la misma se aplicó en otro país. ¿Ejemplos? Uno clarísimo, promover que los trabajadores aporten a una cuenta personal y cuando se vayan de una empresa cobren eso, autofinanciar su indemnización. Alentar esa variante es marcar un rumbo al fin”.

Rial consideró que la herramienta vital del “laburante” es su fuerza de trabajo, a cambio de una remuneración. Descreída de algunas estimaciones y en la defensa de género que caracterizó su gestión en Trabajo sintetizó: “No hay promedio de ausentismo elevado, tenemos un 3,4%. Quizás un poco más alto en el caso de las mujeres, pero no se trata de comodidad porque muchas de ellas tienen hijos, los deben atender y cuidar si ellos están enfermos”.

 

  • El proyecto de reactivación industrial de la Unión Ferroviaria, un modelo a seguir

Los trabajadores de la Unión Ferroviaria (UF) rubricaron el apoyo a la conducción que encabeza Sergio Sasia para motorizar su proyecto para el desarrollo de esa industria y generar empleo. Noemí Ríal destacó ese camino con senda opuesta a la flexilibización laboral pretendida por la Casa Rosada para incrementar el trabajo registrado. La ex viceministra está a cargo hoy del Instituto de Formación de la UF y realzó la iniciativa para reactivar no solo al sector transportista. “La idea es elogiable. Elaboraron, junto a técnicos, un proyecto de ley para reactivar los talleres no solo ferroviarios, abarcan también a metalúrgicos y otros sectores de trabajadores”.

En esencia el proyecto otorga prioridad para construir los vagones de carga, “con el transporte de productos o materias primas por medio del tren el costo del flete bajará en forma ostensible”, reseñó Rial.

Se trata de la verdadera competitividad, reducir costos pero no salarios

La ecuación es simple: acercar la producción regional a los puertos respectivos. “Se trata de la verdadera competitividad, reducir costos pero no salarios. La UF prioriza la generación de puestos de trabajo para varios sectores, respetando convenios colectivos de cada organización y si se concreta en ley ya no habrá compra de vagones a China. Proponen asumir el desafío de reforzar la industria nacional genuina con los principios históricos que llevaron a la nacionalización de los ferrocarriles en 1945”, dijo Rial.

En defensa a los convenios de labor la ex funcionaria apuntó “dice el Presidente que son viejos. Me permito sugerirle que acceda a la información del Ministerio de Trabajo, durante 12 años se firmaron 500 convenios nuevos. Para actividades incluso que son recientes, como la petroquímica, petroleros privados y otros. ¿Pueden mejorarse? Siempre, el propósito está a la vista de todos, mejorar condiciones de trabajo redundará en mejor producción. No es aconsejable asimilar productividad con más horas de trabajo y menor salario”. A criterio de la abogada laboralista se recorren tiempos donde al derecho del trabajo se lo degrada bajo la injusa acusación de ser “la madre de todos los males del país” y acota “la ley del Contrato del Trabajo es justa y si debe ser modificada esa variación tiene que ser en beneficio del trabajador”.