Atentado en Las Vegas: un hombre con un arsenal masacró a una multitud en un recital

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Mató a más de 59 personas y provocó heridas al menos a 527

Un balance provisional de 59 muertos y al menos 527 heridos dejó el tiroteo más mortífero de la historia moderna de Estados Unidos, protagonizado por un hombre que disparó contra una multitud que asistía a un concierto de música country en Las Vegas, desde el piso 32 de un hotel.

El sheriff Joseph Lombardo dijo que se desconocían los motivos del atacante

El tirador era un contador jubilado cuyos motivos para el ataque se están investigando y que convirtió la explanada donde se realizaba el concierto en una trampa mortal.

Asistentes al festival huyeron en estampida y gritando despavoridos en busca de algo para cubrirse, luego de pensar en un primer momento que los disparos eran fuegos artificiales, no tiros de lo que al parecer era una ametralladora o un fusil automático.

Policías de elite utilizaron explosivos para derribar la puerta de la habitación del atacante en el pulido rascacielos de ventanales dorados y se encontraron con que el hombre se había suicidado, dijeron autoridades locales.

El autor del tiroteo, identificado como Stephen Craig Paddock, de 64 años y residente en Mesquite, en el mismo estado de Nevada, tenía al menos 10 armas consigo en el hotel Mandalay Bay, incluyendo rifles, agregaron las autoridades.

En declaraciones a periodistas, el sheriff Joseph Lombardo dijo que se desconocían las motivaciones del hombre.

"En este momento, no puedo meterme en la mente de un psicópata", dijo Lombardo, que agregó que Paddock no tenía antecedentes ni estaba en el radar de la policía antes de la matanza.

Aaron Rouse, el jefe del FBI en Las Vegas, dijo que los investigadores no encontraron evidencia que conectara el ataque a una organización extremista internacional, pese a una reivindicación del hecho por parte del grupo islamista Estado Islámico.

La matanza comenzó poco después de las 22 (hora local), cuando el cantante de country Jason Aldean cerraba el festival "Route 91 Harvest". El atacante al parecer utilizó un dispositivo similar a un martillo para romper el vidrio de la ventana de su habitación de hotel y abrió fuego contra la multitud que estaba debajo, a unos 200 metros.

La gente, amontonada en un espacio amplio y abierto, casi no tenía lugar donde esconderse, ni vías de escape. Las víctimas caían al suelo mientras otras personas huían en pánico, gritando o llorando. Algunos se ocultaron bajo sillas, puestos de venta ambulante o autos estacionados.

El atacante al parecer disparó sin obstáculos durante más de 10 minutos mientras la policía de Las Vegas intentaba frenéticamente localizarlo en alguna de las torres del Mandalay Bay.

Ayer, en un mensaje a la nación desde la Casa Blanca, el presidente Donald Trump calificó el ataque de "acto de maldad pura". "En tiempos de tragedia y horror, Estados Unidos se une como un solo país. Y siempre lo ha hecho", declaró el mandatario, que ordenó que las banderas ondeen a media asta en los edificios públicos y anunció que mañana viajará a Las Vegas para reunirse con autoridades locales, víctimas y sus familiares.
 

  • No habrá debate sobre un mayor control de armas

La Casa Blanca consideró que es “prematuro” hablar de legislación para un mayor control de armas tras el tiroteo ocurrido anteanoche en Las Vegas, y opinó que ese debate puede tenerse más adelante, aunque el presidente de EE.UU., Donald Trump, es “un férreo defensor” del derecho a portar armas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, argumentó recalcó que “habrá un lugar y un momento para un debate político, pero ahora es el momento de unirnos como país”.

“Hay una investigación abierta y todavía está por determinar el motivo (del atacante). Sería prematuro para nosotros hablar sobre políticas cuando no tenemos todos los hechos de lo que ocurrió anteanoche”, agregó.

Numerosos legisladores demócratas pidieron a sus pares republicanos que dejen de bloquear las leyes para el control de armas después del tiroteo de Las Vegas, que se cometió con un arma de fuego muy potente y cuyo atacante tenía al menos nueve rifles más con él.

Sanders tampoco quiso precisar si la Casa Blanca considera el tiroteo en Las Vegas un acto de terrorismo doméstico, al opinar que es “prematuro” utilizar ese término hasta que haya “más información” al respecto.

La portavoz de la Casa Blanca citó al inicio de su conferencia de prensa algunas historias de asistentes al festival de música donde se produjo el tiroteo, y destacó que algunos de ellos “arriesgaron sus propias vidas para salvar a gente que no conocían”.

“El ánimo estadounidense no puede romperse, y nunca se romperá”, dijo Sanders, visiblemente emocionada.

  • Un comunicado del Estado Islámico que no fue verificado

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) asumió la autoría del tiroteo en un concierto en Las Vegas (EE.UU.) que dejó más de 50 muertos y 527 heridos.

En un comunicado a través de la agencia de propaganda afín al EI, Amaq, y cuya autenticidad no pudo ser verificada, la agencia aseguró que el autor del atentado es “un soldado del Estado Islámico”.

El ataque fue realizado, según Amaq, como respuesta a las acciones de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, y que combate en Siria e Irak contra los radicales. Siempre según la agencia y en otro comunicado publicado justo después de la reivindicación, el supuesto autor del ataque, identificado como Stephen Paddock, un hombre blanco de 64 años y que se suicidó tras cometer la masacre, “se convirtió al islam hace varios meses”.

Paddock abrió fuego contra una multitud de más de 22.000 personas que asistían a un concierto desde su habitación del hotel Mandala Bay aproximadamente a las 22:08 del domingo hora local (05:00 GMT del lunes), según la nota policial.