El FMI cree que Brasil crecerá menos y sugiere más ajuste a Argentina

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

El organismo elevó la proyección de crecimiento argentino a 2,5% para 2018 pero bajó la brasileña

Mariano Boettner
 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó las proyecciones de crecimiento de la economía argentina al tiempo que estimó que la "consolidación fiscal" debería acelerar el año que viene y mientras alertó que los niveles de inflación esperada todavía están muy por encima de las metas fijadas por el Banco Central. El organismo, asimismo, alertó sobre la inestabilidad política en Brasil, bajó su cálculo de crecimiento para ese país de 1,7% a 1,5% en 2018 y pidió un ajuste más rápido en el gasto junto con una reforma en el sistema jubilatorio.

El Fondo Monetario reclamó el fin de “gastos insostenibles” en Brasil y reforma previsional

El Fondo Monetario Internacional elevó su proyección de crecimiento de la economía argentina a 2,5% para este año, mientras espera un porcentaje similar para 2018. De acuerdo al análisis del organismo, el repunte de la actividad está ligada a la recuperación del consumo y a la obra pública. El FMI considera además que la "consolidación fiscal" del país deberá "acelerar" el año que viene.

El organismo internacional publicó ayer la actualización de sus proyecciones económicas mundiales (World Economic Outlook), en el que ajustó levemente hacia arriba su pronóstico de crecimiento global para este año, a 3,6%. Mientras las economías desarrolladas avanzarían un 2,2% este año (0,2% superior a la proyección anterior del Fondo), los emergentes mostrarían un crecimiento de 4,6% en 2017 y 4,9% el año próximo. "En Argentina se espera un rebote de 2,5% en 2017 desde la recesión del último año, mientras la recuperación del salario impulsa al consumo, acelera la inversión (impulsada por la obra pública) y los ingresos de las exportaciones por una mayor demanda externa", explicó el informe. Por otra parte, el FMI informó que "se espera que el crecimiento se mantenga cerca de 2,5% en 2018 ya que la demanda interna privada sigue mejorando gradualmente en el contexto de ajustes macroeconómicos rigurosos (altas tasas de interés reales requeridas por el proceso de desinflación y el inicio de la consolidación fiscal)", proyectó el organismo. Respecto a la política fiscal, el Fondo Monetario afirmó que "con su economía emergiendo desde una recesión tras un período de ajuste, Argentina debería acelerar la consolidación fiscal en 2018".

Para el caso brasileño, a contramano de las estimaciones del mercado a través del Focus, el organismo internacional bajó el cálculo de crecimiento de 1,7% a 1,5% para el año que viene. En ese sentido, el FMI afirmó que "la continua debilidad de la inversión y el aumento de la incertidumbre política y las políticas económicas derivaron en una revisión a la baja para el pronóstico de 2018". En ese sentido, el organismo consideró que "abordar los mandatos de gastos insostenibles, incluida la reforma del sistema de pensiones, es de primer orden para restablecer una mayor confianza y fomentar un crecimiento sostenido de la inversión privada. Si la economía se recupera más rápido de lo esperado, se justificaría un ajuste fiscal más adelantado que el previsto en el presupuesto".

Para el Fondo, la inflación argentina de este año terminará en torno de 26,9%, mientras que en 2018 la cifra de suba de precios terminaría en 17,8%.

  • Advierten por deuda en países desarrollados

El organismo internacional publicó ayer la actualización de sus proyecciones econó- micas mundiales, en el que ajustó levemente hacia arriba su pronóstico de crecimiento global para este año, a 3,6%. Entre los factores que pueden poner en riesgo la recuperación el FMI mencionó “la posibilidad de un crecimiento más rápido de lo esperado en las tasas de interés en Estados Unidos y Europa, desequilibrios de crédito en China y un rebrote de proteccionismo comercial”.

Así, el FMI sugirió que paí- ses con alto nivel de empleo “reduzcan su deuda pública, al tiempo que los otros refuercen la inversión en educación e infraestructura para abrir camino a una mejora en los salarios reales”.